Notas de Prensa 24 Noticias recientes Fueron necesarias décadas, pero los trabajadores japoneses están logrando avances

Fueron necesarias décadas, pero los trabajadores japoneses están logrando avances


Cuando la futura emperatriz de Japón se unió al cuerpo diplomático de élite del país en 1987, un año después de que entrara en vigor una importante ley de igualdad en el empleo, era una de las tres únicas mujeres reclutadas. Conocida en ese momento como Masako Owada, trabajaba muchas horas y tenía una carrera en ascenso como negociadora comercial. Pero mantuvo el cargo durante poco menos de seis años, y lo renunció para casarse con el príncipe heredero (y ahora emperador) Naruhito.

Mucho ha cambiado para el Ministerio de Asuntos Exteriores japonés –y, en cierto modo, para las mujeres japonesas en general– en las tres décadas posteriores.

En 2020, las mujeres representan casi la mitad de cada nueva clase de diplomáticos, y muchas mujeres continúan sus carreras después del matrimonio. Estos avances, en un país donde hasta la década de 1980 las mujeres eran contratadas predominantemente sólo para puestos de oficina, muestran cómo el puro poder de los números puede, aunque sea lentamente, comenzar a rehacer las culturas laborales y crear un canal de liderazgo.

Durante años, Japón alentó a las mujeres en el lugar de trabajo para apuntalar su destrozada economía. Los empleadores del sector privado han tomado algunas medidas, como alentar a los empleados varones a hacer más en casa o establecer límites a las salidas después del trabajo que pueden dificultar el cuidado de los niños. Pero muchas mujeres todavía luchan por equilibrar su carrera y sus obligaciones domésticas.

El Ministerio de Asuntos Exteriores, dirigido por una mujer, Yoko Kamikawa, está superando a otras agencias gubernamentales y a nombres corporativos conocidos como Mitsubishi, Panasonic y SoftBank en una importante señal de progreso: colocar a las mujeres en carreras profesionales.

Con más mujeres en las filas del ministerio, dijo Kotono Hara, diplomática, «la forma de trabajar está cambiando radicalmente», con horarios más flexibles y la posibilidad de trabajar a distancia.

La Sra. Hara fue una de las seis mujeres que se unieron al ministerio en 2005. El año pasado, fue directora de eventos para una reunión de líderes mundiales organizada en Japón en Hiroshima.

À l’approche du sommet du Groupe des 7, elle a travaillé au bureau jusqu’à 18h30, puis est rentrée chez elle pour nourrir et donner un bain à son enfant d’âge préscolaire, avant de communiquer avec son équipe en ligne plus tard en la noche. Al principio de su carrera, pensaba que ese trabajo no era «el tipo de puesto que haría una madre».

Algunos avances para las mujeres en el Ministerio de Asuntos Exteriores se han producido a medida que hombres de universidades de élite han conseguido empleos bien remunerados en banca y consultoría, y mujeres con estudios han llegado allí para considerar atractivo el sector público.

Sin embargo, a medida que las mujeres avanzan en el cuerpo diplomático, ellas –al igual que sus homólogas en otros empleadores– deben hacer malabarismos con largas jornadas de trabajo además de asumir la mayor parte de las tareas en el frente interno.

Los miembros del personal del ministerio a menudo trabajan hasta las 9 o 10 de la noche y, a veces, mucho más tarde. Esas horas tienden a dedicarse más a las mujeres, dijo Shiori Kusuda, de 29 años, quien se unió al ministerio hace siete años y lo dejó a principios de este año para trabajar como consultora en Tokio.

Muchos de sus jefes masculinos en el Ministerio de Asuntos Exteriores, explicó, iban a casa con mujeres que se ocupaban de sus comidas y de la ropa sucia, mientras que sus colegas femeninas hacían ellas mismas las tareas domésticas. Se anima a los hombres a tomar la licencia de paternidad, pero si lo hacen, normalmente es sólo cuestión de días o semanas.

Algunos aspectos de la cultura han cambiado, dijo Kusuda: sus colegas masculinos le servían cerveza de manera proactiva durante las sesiones de bebida después del trabajo, en lugar de esperar que ella las sirviera. Pero para las mujeres “que tienen que lavar la ropa o cocinar cuando llegan a casa, una hora extra significa mucho”, dijo Kusuda.

En 2021, el último año del que se dispone de estadísticas gubernamentales, las mujeres trabajadoras casadas y con hijos asumieron más de las tres cuartas partes de las tareas domésticas. Esa carga se ve agravada por el hecho de que los empleados japoneses trabajan un promedio de casi 22 horas extras al mes, según una encuesta del año pasado realizada por Doda, un sitio de búsqueda de empleo.

En muchas profesiones, las horas extras son mucho más altas, una realidad que llevó al gobierno a limitar recientemente las horas extras a 45 horas por mes.

Antes de que la Ley de Igualdad de Oportunidades en el Empleo entrara en vigor en 1986, las mujeres eran contratadas principalmente para trabajos «ochakumi» o «servicio de té». Los empleadores rara vez reclutaban mujeres para puestos que pudieran conducir a puestos ejecutivos, gerenciales o de ventas.

Hoy, Japón está recurriendo a las mujeres para abordar una escasez crítica de mano de obra. Sin embargo, aunque más del 80% de las mujeres de entre 25 y 54 años trabajan, representan poco más de una cuarta parte de los empleados permanentes a tiempo completo. Según datos del gobierno, sólo uno de cada ocho directivos es una mujer.

Algunos líderes dicen que las mujeres simplemente eligen limitar sus carreras. Las mujeres japonesas «no son tan ambiciosas como las mujeres en el mercado global», dijo Tetsu Yamaguchi, director de recursos humanos globales de Fast Retailing, el gigante de la ropa propietario de Uniqlo. “Su prioridad es cuidar de su hijo en lugar de desarrollar su carrera. »

En todo el mundo, el 45 por ciento de los líderes empresariales son mujeres. En Japón, esta proporción es de poco más de una cuarta parte.

Los expertos dicen que corresponde a los empleadores facilitar a las mujeres el equilibrio entre el éxito profesional y la maternidad. Las barreras a las carreras de las mujeres podrían dañar la economía en su conjunto y, a medida que la tasa de natalidad del país disminuye, las expectativas aplastantes en el trabajo y en el hogar pueden disuadir a las mujeres ambiciosas de tener hijos.

En Sony, sólo uno de cada nueve directivos en Japón es una mujer. La empresa toma pequeñas medidas para apoyar a las madres trabajadoras, como ofrecer clases para futuros padres, en las que aprenden a cambiar pañales y alimentar a sus bebés.

Lors d’un récent cours au siège de l’entreprise à Tokyo, Satoko Sasaki, 35 ans, enceinte de sept mois, a vu son mari, Yudai, 29 ans, ingénieur logiciel chez Sony, attacher une prothèse abdominale simulant les sensations physiques de el embarazo.

La señora Sasaki, que trabaja como administradora en otra empresa en Tokio, dijo que le conmovió que el empleador de su marido estuviera tratando de ayudar a los hombres a «comprender mi situación».

En su propia empresa, dijo entre lágrimas: “No tengo mucho apoyo” de mis colegas masculinos de alto nivel.

Takayuki Kosaka, el instructor del curso, mostró un gráfico que muestra el tiempo que una madre y un padre típicos pasan en casa durante los primeros 100 días de la vida de un bebé.

«¡Papá no hace nada!» dijo el Sr. Kosaka, señalando una barra azul que representa el horario laboral del padre de 7 a.m. a 11 p.m. “Si llega a casa a las 11 p.m., ¿no significa eso que también salió a beber?” el Añadió.

En muchas empresas japonesas es casi obligatorio salir a beber con los compañeros después del trabajo, lo que exacerba la cultura del exceso de trabajo. Para limitar tales compromisos, Itochu, un conglomerado propietario de la cadena de tiendas de conveniencia Family Mart, entre otras, exige que todas esas fiestas terminen antes de las 10 p. m., hora que aún dificulta el cuidado de los niños.

Rina Onishi, de 24 años, que trabaja en la sede de Itochu en Tokio, dijo que asiste a este tipo de fiestas tres veces por semana. Esto es un progreso, afirmó: “En el pasado había muchos más.

Las noches bebiendo se suman a los días largos. La empresa ahora permite que los miembros del personal comiencen a trabajar a las 5 a. m., una política destinada en parte a apoyar a los padres que desean salir temprano. Pero muchos empleados siguen trabajando horas extras. La Sra. Onishi llega a la oficina a las 7:30 a. m. y normalmente permanece allí hasta las 6:00 p. m.

Algunas mujeres imponen límites a sus horas de trabajo, incluso si eso significa renunciar a ascensos. Maiko Itagaki, de 48 años, trabajó a un ritmo vertiginoso como redactor publicitario antes de terminar en el hospital con una hemorragia cerebral. Tras recuperarse, se casó y dio a luz a un hijo. Pero estaba en la oficina cuando su madre la llamó para decirle que se había perdido los primeros pasos de su hijo.

“Me pregunté: ‘¿Por qué estoy trabajando?’”, dijo Itagaki.

Se unió a una empresa que realiza campañas de correo directo a las que llega a las 9 a. m. y sale a las 6 p. m. Ella rechazó un ascenso a gerencia. «Pensé que terminaría sacrificando mi tiempo privado», dijo. «Era como si simplemente quisieran que yo hiciera todo».

En el Ministerio de Asuntos Exteriores, Hikariko Ono, embajadora de Japón en Hungría, fue la única mujer entre los 26 diplomáticos contratados en 1988.

Pospuso el nacimiento de un hijo por temor a que sus jefes pensaran que no se estaba tomando en serio su carrera. Hoy recuerda a sus jóvenes compañeras que si quieren tener hijos, no están solas.

«Puedes contar con la guardería, tus padres o tus amigos», dice. «O incluso, por supuesto, su marido».

Related Post